Una de las mejores formas de disfrutar la montaña es hacerlo montado a un caballo.

Antes de emprender esta aventura, es posible que desees familiarizarte con algunos consejos básicos de seguridad y así lograr una excelente experiencia para vos, tu familia y tus amigos. 

  • Acércate a los caballos de forma segura. Acércate a los caballos por un lado y hable para alertarlos de su presencia. Si debes caminar detrás de un caballo, 1) camina lejos, fuera del alcance de las patadas o 2) camina cerca, tocándolo y manteniendo una mano en su grupa al pasar. Ten cuidado con las patas de un caballo, no dejes que tus pies se interpongan en el camino de los de ellos.
  • Usa equipo adecuado. Usa calzado adecuado: botas o zapatos con punta dura y tacón son mejores para evitar que los pies se resbalen a través de los estribos. Una indumentaria cómoda pero firme que no genere roces y accesorios para protegerte del sol son fundamentales.
  • Montar y desmontar correctamente. Antes de montar, asegúrate de que el caballo esté quieto y bien sujetas las riendas. Para los jinetes sin experiencia, alguien debe mantener quieto al caballo mientras el jinete monta y desmonta. Evita subir y bajar en pendientes o donde haya objetos peligrosos.
  • Respeta el sendero. Permanece en los senderos y áreas de conducción designados. Mantén el largo de un caballo entre tu y el caballo que camina delante tuyo. Acércate cuidadosamente a terrenos empinados, resbaladizos o rocosos, y mantente centrado en la montura.
  • Quédate siempre con el grupo. Establece un ritmo con el que todos en el grupo se sientan cómodos y mantén la misma velocidad que el grupo. No trotes ni corras, a menos que el guía te lo indique.
  • Relájate y disfruta. Probablemente lo más importante que puedas hacer es relajarte, sin importar cómo vaya tu viaje. Cuando mantienes la calma, mantienes el control. Además, cuando estás relajado, ¡te estás divirtiendo!
cabalgata